lunes, 14 de marzo de 2011

Campanadas de Santa María

De aquel tiempo, ya amortiguado por la vida y la distancia, en que viví en Aranda de Duero, casi frente a la iglesia de Santa María, de aquel día triste en que el espíritu del viejito de cada tarde se marchó a sobrevolar los campos y saltar las nubes sin que los ojos de su dueña pudieran secar sus lágrimas, de aquella tarde en que las campanas volaron tristes, de aquella ventana salió mi poema y aún, a pesar de los años, lo he ido cambiando una y otra vez guiado por la perspectiva que te da el transcurrir de los días.
_______________________________

Campanadas de Santa María

.

De Santa María doblan

sus lamentos las campanas,

de sus piedras trabajadas

con cincel de vieja estampa,

saltan, bullen en cascada,

primero canta la grave,

luego... replica la hermana.

Espaciadas en la tarde

de una otoñada nublada,

pasean acompasadas

por palomares y tejas,

por corredores y plazas,

por enredados casones

de blasonadas fachadas,

su reiterada sonata.

Y entre rastrojos y valles

escuchando en lontananza,

los tordos y picarazas,

y en las galeras, los mozos,

que recogen remolacha

en los barros farragosos

de la tierra trabajada,

en silencio y descubiertos,

antes la voz de la grave,

llega nada más tarde...

el tilde de la hermana.

Así, pausadas, sin tregua,

fraternas, vibrando el alma,

publican la mala nueva

escudriñando las vegas,

las laderas de las lomas,

serpenteantes cañadas,

enredando en los enebros

y en agostadas retamas,

las duras notas de bronce

que se doblan sin pausa.

También escuchan dos ojos

desde empinada ventana,

rasgando en mil silencios

sus mejillas arrugadas,

¡compañero de la vida,

qué vacía está la casa!

sólo dejarás silencio

cuando acabe la tonada,

que en la taimada tarde

Santa María reclama.

¿Y cómo será la espera

para repetir la nana?

pensamientos que se clavan

entre insumisas lágrimas,

para que en el largo valle,

atento en otro mañana,

la voz ronca de alguien

musite al compañero:

¡escucha, oye… escucha,

cómo hablan las campanas!

De Santa María doblan

en triste tarde pausada,

primero... grita la grave,

luego... replica la hermana...

Manolo Madrid
Del poemario Palabras, sólo palabras

Etiquetas: , , , , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal