miércoles, 23 de junio de 2010

Por la puerta


Sutil y encantado, pareciome el castillo, uno que me dejó pasar la noche hasta que el albor levantó poco a poco el telón de las estrellas. Pero, para ese instante lleno de magia, yo, ya había bebido la noche tibia sentado en aquella almena, mirando el platear del río.



Por la puerta



Por la puerta, puerta, se sube al castillo,
entre rampas de piedra y escalones de frío,
enrevesados pasajes con las portillas cerradas
y muros deslustrados construidos con granito;
por la puerta, puerta, se llega al postigo,
con fantasmas y sombras de suspiros llenas
que de noche se aparecen con un escalofrío,
buscando a sus amas, buscando a sus dueñas,
que se hubieron perdido entre las cien callejas
que plagadas de trampas y tanto artificio,
les llenan de celos, cuando no han venido.
Por la puerta, puerta, se regresa del río,
donde el calor del verano engaña las mozas
para que lleguen al agua sin ningún vestido,
para que suban descalzas a respirar la noche
en las almenas más altas, donde mira la Luna
al señor de la torre que galán ha venido,
celosa del conde, que enamora doncellas,
que acaricia sus cuerpos sin poder impedirlo;
por la puerta, puerta, la traición ha subido,
peldaños de sangre que las nubes taparon
para dejar bien ocultas, manos del asesino.


Manolo Madrid (del poemario "Rumores del Duero")

Etiquetas: , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal