domingo, 12 de mayo de 2013

En recuerdo de Agustín,
otra tarde en que su recuerdo clamó desde algún cielo lluvioso.
Porque no es posible olvidarse de aquellos que tienen ese don y son capaces de transformar cualquier cosa de la realidad en algo lleno de fantasía y rima poética, otra tarde me dejé ir bajo una lluvia chispeante a visitar al maestro en su lugar de reposo.

Quién no fue…
Quién no fue a ver un poeta
entre silencios que increpan
y ciparisos cantores,
entre vientos que acarician
y pensamientos que vuelan;

quién no quiso a media tarde
esquivar fosas abiertas
para no indagar temores
y encontrar las osamentas;

quién izó la vista al aire
para ver correr las nubes
que lloraban primaveras
pintando charcos de lluvia
en los largos corredores
mientras pájaros de barro
entre las flores se esconden.

Manolo Madrid
Del poemario “Poemas y susurros”

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal