domingo, 28 de abril de 2013



A Filli de otro poeta: ¡Tu Duero!, amiga mía
 
A Filli de otro poeta
Cayeron las vides que te alumbraban,
también cayeron las hojas al viento
y las sendas de luna y mar se fueron
lejos de tu mirar de campo y río;
ni siquiera la brisa que adormece
las olas y amansa los prados verdes
te han permitido seguir viviendo
esas líricas horas de poesía
que llenaban las tardes alargadas
de los otoños anunciando el frío,
de inviernos en galerías pintadas,
con el vaho de tu aliento cegando
la penumbra triste que sube el Duero,
donde pintar corazones y versos
con la yema de un dedo, con la rima
que nació de tu cuerpo, primavera,
y resultó en sazón todo el estío;
por algo querías en tus poemas
mirar la luz en versos que cantabas,
por algo querías ver las violetas
que de Valorio los prados vestían
y hablabas de avecillas y alboradas
y decías en voz pausada nombres
y apellidos de campos de Castilla;
se cayeron los folios de los chopos
para dar vida a dulces florecillas
que regalaron motivo a tus ojos
para que, envidiosos, imaginasen
estrofas de versos en campos blancos,
que la tinta de tu mano sembrase
de rimas que más tarde florecieran
y dejasen memoria de tu vuelo
por la vida de otros sembradores
que te recuerden cada amanecida
mirando con ansia el azul del cielo
y te guardasen en sus corazones
hasta un novedoso esplendor del alba
donde se anudasen nuestros senderos.

(In memorian a la poetisa zamorana Filli Chillón)
Manolo Madrid
Del poemario “Poemas y susurros”

1 comentarios:

Blogger Elisa González ha dicho...

Que bonitos son todos tus poemas Manolo. Gracias por dejarnos disfrutarlos . Resultan aun mejor leídos por ti. HASTA EL MIÉRCOLES. UN ABRAZO

4 de junio de 2016, 9:51  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal