miércoles, 3 de agosto de 2011

Siete trompetas



Y de esas historias que vaticinan el fin del mundo y el juicio universal, surgen nuevas formas, nuevos poemas que me dejan pensativo, mi imaginación rebosando idéas sobre seres increibles y sonidos que retumban en tu noche, en tu sueño más intenso.


_______________________________

Siete trompetas


Sonó la primera
para que granizase fuego,
que allá en la segunda
tiñó de sangre el océano,
y como la estrella de Ajenjo,
el veneno inundó las tardes
tras la tercera trompeta,
amargando todos los mares
y emponzoñando los ríos,
llevando los pensamientos
por ásperos vericuetos
y caminos retorcidos
que no siempre fueron míos,
enturbiando los recuerdos
con sombras de estrellas negras
que en los prados y en los cerros
antes hubieren caído,
esperando el nuevo aviso,
un bramido que vibrase,
un tañido de metales
con el gemido más largo
anunciando oscuridades
que desde un tercio han venido,
parte del cielo y parte del sol
y de los luceros que dan brillo,
sólo dos de cada tres
sobreviven en la mente
como puntas de berilo,
hasta que un nuevo ángel
hiciera resonar la cinco,
entonces rompieron cadenas
los cuatro verdugos alados
para llenar de tristeza
las noches que sobraban
y las mañanas tersas
que desde riberas mojadas
levantaron auras de vida
regalando a los vergeles
humedales de frescor
y manteles de rocío.
Entonces, se hizo todo fuego
y ejércitos de ciega ira
allanaron las montañas
y abrumaron los valles
con tambores de guerra
que golpearon con sus alas,
llevando a todo el universo
el estruendo incesante
de enloquecidos timbales.
Y dos cientos de millones
de caballos ungidos,
rugieron por sus bocas
como leones salvajes
derrumbando fortalezas
y arrasando del planeta
el fondo de los parajes.




Manolo Madrid
Del poemario “Está rompiendo el alba”

_______

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal